jueves, 3 de julio de 2008

Amor mío...




Amor mío...
deseo tanto en estos momentos
estar contigo,
el destino, no nos favorece
no hay otro remedio que esperar,
extraño nuestras conversaciones
y mucho más a ti,
dentro de mi.



Nadie más puede entrar,
ni puede negar
que te has convertido en mi amado
y este amor que creció hacia ti
desmedidamente
se intensificó más y más.



Los minutos,
las horas y los días pasaron
y lo que pasó
es que llegó el amor puro y sin mancha
trayendo a mi vida
la más grande pasión,
una gran ilusión
y tu ausencia amarga mi existir....
amor mío, te amo.


Karina